Los viajeros y el oso

Dos hombres recorrían juntos un sendero cuando, de repente, apareció un oso.

Uno de ellos corrió inmediatamente hacia un árbol y trepó hasta sentirse seguro.

El otro, menos ágil y joven, se dejó caer y fingió estar muerto.

El oso se ecercó y lo olfateó, mientras el viajero permanecía inmóvil y contenía la respiración. Según le habían dicho, los osos no tocan a los cadáveres.

Entonces el oso creyéndolo muerto, se alejó del lugar.

Cuando pasó el peligro, el viajero que había trepado al árbol bajó y preguntó a su compañero qué le había susurrado el oso.

- Me dijo que no vuelva a viajar con un amigo que me abandona ante la primera señal de peligro.

 

 

|

Comentarios

Estimada compatriota, me gustó mucho ese cuento..es tan cierto.

La invito a pasar por mi blog a leer alguno de mis cuentos.

Muchos saludos

Responder

Hola Jorge !  Me alegra te haya gustado el cuento. Y obvio visitaré tu blog. Un abrazo, que pases muy bien.-

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS
Cerrar